Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo

La Navidad es un tiempo de tradiciones para todas las creencias religiosas así como un tiempo de palabras y pensamientos que enfatizan los principios y valores de las mismas. Es curioso que, a pesar de los distintos credos, unos y otros tengan similitudes más que evidentes y que las enseñanzas que en ellas se hacen tengan siempre propósitos similares:

“No enjuiciéis sin pruebas, no condenéis sin más, perdonad, no juzguéis por las apariencias, no hagáis nada por rivalidad o vanagloria, fomentad la paz, mostrad aprecio por todos, no habléis mal los unos de los otros, no hagáis el bien para que os vean, la entrega es lo opuesto a la codicia, la bondad lo opuesto al odio…”

En verdad estas palabras deberían resonar siempre en nuestras mentes cada día de nuestra existencia para que nuestra vida fuera mejor y estuviera más en consonancia con este tiempo de Navidad, de manera que el espíritu de la misma perviviera a lo largo de todo el año.

Este año me gustaría que además de estas palabras y pensamientos se interesaran en aplicar al golf y a su vida, tal y como propongo en mi método de entrenamiento mental, la Psicología Positiva de Martin Seligman cuyos focos de atención se centran en aquellas habilidades que posibilitan la mejora de la sensación de bienestar y el crecimiento personal, principalmente el potenciar fortalezas como la creatividad, el deseo de aprender, la generosidad, la tenacidad, la honestidad, el coraje, la compasión, la modestia, el autocontrol, la gratitud, además del optimismo, el humor, la resiliencia, la inteligencia emocional, la capacidad de fluir y la atención plena o mindfulness.

Estoy convencido de que a pesar de todas las dificultades que se le puedan presentar a un o una golfista, como deportista y como persona, quienes usen estas habilidades, actitudes y pensamientos saldrán beneficiados al enfrentarse a cualesquiera contrariedades u obstáculos que se encuentren en el juego o en su vida.

Alcanzar el pleno desarrollo personal y deportivo pasa indefectiblemente por desprendernos de nuestro ego, de nuestra ira, de nuestros odios, de nuestra vanagloria, de nuestros rencores y, especialmente para nosotros golfistas, el desprendernos de nuestra obsesión por el resultado.

El golf es un largo proceso en el que tenemos que encontrar la armonía entre el cuerpo y la mente, es un camino para el conocimiento de uno mismo a través de la paciencia y la inteligencia emocional, así como una senda para encontrar el equilibrio y la paz mental no sólo para hacer que nuestro golf sea mejor sino, además, para que podamos hacer nuestra vida y las de aquellos que están junto a nosotros mucho mejor también.

¡¡ Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo !!

 

Francisco González
www.golfmentalcoaching.com
fggolfmentalcoaching@gmail.com